La información contenida en esta web es de carácter divulgativo y en ningún caso pretende reemplazar el consejo médico profesional. 
Copyright © 2017 Manuel González Murillo | Todos los derechos reservados.

ARTROSIS

 

La artrosis u osteoartritis es una enfermedad producida por el desgaste del cartílago, tejido que recubre los extremos de los huesos y que favorece el movimiento de la articulación.

 

Es la enfermedad reumática más frecuente, especialmente entre personas de edad avanzada.

 

No se sabe con certeza cuál es su origen.

 

En la artrosis, el cartílago se desgasta, lo que provoca que los huesos se muevan el uno contra el otro provocando fricción, dolor, hinchazón y pérdida de movilidad en la articulación.

 

Con el tiempo, la articulación llega a perder su forma original. Además, pueden desprenderse trozos de hueso y de cartílago, generando mayor dolor.

 

La artrosis puede afectar a cualquier articulación del cuerpo. No obstante, las más frecuentes son la ESPONDILOARTROSIS (artrosis en la columna); la artrosis de la cadera (coxartrosis) y la rodilla (gonartrosis), y la artrosis de manos, trapecio-metacarpiana (rizartrosis) y pies.

Actualización 6 Marzo 2017

OSTEOPOROSIS

 

La osteoporosis es una patología que afecta a los huesos provocada por la disminución del tejido que lo forma. Como consecuencia de ello, el hueso es menos resistente y más frágil de lo normal. El diagnóstico se basa en la densidad mineral de los huesos mediante una prueba médica que se llama densitometría ósea.

 

La OMS la define en mujeres como una densidad mineral ósea menor o igual de 2,5 desviación estándar por debajo de la masa ósea promedio de personas sanas de 20 años, medida por densitometría ósea.

 

Esta afección se produce sobre todo en mujeres, amenorreicas o posmenopáusicas debido a la disminución de la producción de estrógenos por los ovarios y otras carencias hormonales. Otros factores que aumentan el riesgo de presentar osteoporosis son la deficiencia de calcio y vitamina D por malnutrición, el consumo de tabaco, alcohol y la vida sedentaria.

 

La práctica de ejercicio físico y un aporte extra de calcio antes y después de la menopausia favorecen el mantenimiento óseo.

ANATOMÍA COLUMNA VERTEBRAL

 

La columna vertebral está formada por la alineación de 33 cuerpos vertebrales (7 vértebras cervicales, 12 torácicas, 5 lumbares y 5 sacras que se encuentran fusionadas y 4 coccígeas) y la suma de discos intervertebrales, articulaciones, músculos y estructuras vasculo-nerviosas.

 

Las vértebras constituyen la parte ósea de la columna que forma un canal por donde desciende la médula espinal y salen las diferentes raíces nerviosas encargadas de transmitir información del cerebro al resto del cuerpo (para generar contracción y movimiento en músculos) y viceversa (dolor, calor, presión, posición, etc.). A estos cuerpos vertebrales se suman músculos, ligamentos, nervios, articulaciones y discos intervertebrales para constituir la columna vertebral.

Toda alteración tanto del disco intervertebral como de los elementos posteriores  (articulares)  puede producir una inestabilidad generando contracturas musculares (cervicalgias, dorsalgias, lumbalgias) y/o un  estrechamiento del canal espinal o los agujeros de salida de las raíces nerviosas (motivando estenosis del canal lumbar, cervicobraquialgias o lumbociatalgias).