La información contenida en esta web es de carácter divulgativo y en ningún caso pretende reemplazar el consejo médico profesional. 
Copyright © 2017 Manuel González Murillo | Todos los derechos reservados.

Actualización 2 Febrero 2018

Consulta Preoperatoria

Tras la realización de la anamnesis o interrogatorio, la exploración física y las pruebas complementarias se identifica el origen de la patología y se explican las posibles alternativas de tratamiento (tratamiento conservador con medicación y fisioterapia, tratamiento de mínima invasión con infiltraciones por unidades de dolor o el tratamiento quirúrgico).

En el caso de decidir conjuntamente un tratamiento quirúrgico para su patología, es necesario explicar de manera detenida el procedimiento, las posibles complicaciones y las expectativas reales de mejoría.

Tratamiento durante el Ingreso

Durante el ingreso hospitalario tras una cirugía de columna vertebral, los primeros días el manejo del dolor se realizará con analgésicos por vía intravenosa, o bien, con dispositivos de analgesia controlada por el propio paciente (PCA).

Nuestros profesionales de enfermería y auxiliares de enfermería le ayudarán en el aseo y cuidado diario, a levantarse y caminar.

 

Recibirá diariamente la visita médica para valorar su control del dolor, valoración de la radiografía postquirúrgica y el ajuste de analgesia. Se dará de alta del hospital una vez que el dolor se encuentre controlado, puede caminar sin dificultad y, en algunos casos de artrodesis vertebral lumbar, se haya ajustado ortesis (faja o corsé).

Cuidado de la herida

Es posible que aparezca pequeña cantidad de manchado en el apósito proveniente de la herida quirúrgica los primeros días. Disminuirá progresivamente hasta que se encuentra completamente seca.

Es conveniente no destapar ni curar la incisión quirúrgica, excepto en el caso de que exista manchado del apósito.

 

Mantenga la herida quirúrgica limpia y seca. En el caso de que en el aseo diario se moje, realice secado con ligeros toques con gasas o compresas estériles sin frotar y la aplicación de antiséptico (por ejemplo Clorhexidina acuosa).

No se recomienda tomar baños ni acudir a piscinas hasta la completa cicatrización de la herida quirúrgica.

Seguimiento en Consultas

La primera visita tras la operación se producirá en la sala de curas de Enfermería a la semana del alta. 

 

A las 3 ó 4 semanas del procedimiento se realizará la primera consulta con el Cirujano de Columna responsable o algún miembro del Equipo con el fin de determinar la evolución en el postoperatorio y la cicatrización normal de la herida quirúrgica.

La segunda consulta se realizará a los 3 meses del procedimiento. Se realizarán radiografías de la región intervenida. Usted regresará a la consulta a los 6 meses y al año del procedimiento, realizándose en cada una de las visitas radiografías de control.

Recuperación de la Cirugía

La recuperación habitual tras un procedimiento de Artrodesis cervical anterior o Artroplastia-Prótesis cervical es bastante rápida en la mayor parte de los casos. La mejoría del dolor cervical y el dolor irradiado al miembro superior se produce habitualmente tras la intervención. Se recomienda mantener reposo relativo, evitar esfuerzos y la conducción en las primeras semanas. Tras el primer mes, puede iniciarse ejercicios de fortalecimiento muscular de manera progresiva y fisioterapia.

La recuperación tras la discectomía, microdiscectomía o foraminotomía es bastante rápida en la mayoría de los casos. Todavía puede continuar con molestias por el territorio del nervio que estaba atrapado. Esta sintomatología debe mejorar en el transcurso de 2-3 semanas.

La recuperación es más prolongada tras una Artrodesis Vertebral lumbar (dependiendo de la vía de abordaje recibe diferentes nomenclaturas: PLIF, TLIF, ALIF, XLIF). Hasta los 3 o 4 meses no podrá retornar a las actividades habituales, y en determinados casos las molestias persisten hasta el año después de la cirugía. En la consulta de planificación quirúrgica es necesario hablar con pacientes y familiares sobre las expectativas reales de la patología y su pronóstico.

Los pacientes jóvenes tras una artrodesis vertebral pueden iniciar la actividad laboral suave sin esfuerzos a partir de las 6-8 semanas. En pacientes más mayores pueden conllevar mayor tiempo de baja (alrededor de 4-6 meses). No obstante, la duración de la recuperación dependerá de la gravedad de la patología.

Actividad

Tras la cirugía se hará necesario el cambio en la forma que realiza algunas actividades.  

 

Caminar

Durante las primeras 2-3 semanas tras la cirugía realice únicamente paseos cortos. Seguidamente, puede ir incrementando progresivamente la distancia. Puede subir o bajar escaleras una vez al día durante las primeras 2-3 semanas, si no causa mucho dolor o molestia.

Ortesis

En determinadas intervenciones es preciso la colocación de Ortesis (faja o corsé) con el objetivo de ayudar a darle soporte y evitar ciertos movimientos. Debe usar esta ortesis cuando se encuentre sentado o caminando, durante aproximadamente 3-4 meses. Puede abstenerse de usarlo durante un corto período de tiempo cuando se siente a un lado de la cama o se levante al baño por la noche.

  

Dormir

Duerma en cualquier posición que no le cause dolor de espalda. Se recomienda el uso de un colchón firme. Durante su estancia hospitalaria debe aprender a subirse y bajarse de la cama de forma segura.

 

Sentarse

No permanezca sentado durante más de 45 minutos. Trate de mantener una adecuada postura. Camine y muévase con frecuencia.

 

Actividad Sexual

El retorno a la actividad sexual (importante factor en la calidad de vida) puede iniciarse tras la cicatrización de la herida quirúrgica. No dude en preguntar a su Cirujano.

 

Conducir

No se recomienda la conducción mientras continúe tomando analgésicos opiáceos. No conduzca durante las primeras 2-3 semanas tras la cirugía. Después, puede hacer viajes cortos si es necesario. Sólo viaje distancias cortas como pasajero en el coche. Evite viajes en los que vaya sentado por un período largo. Si tiene que realizar un recorrido largo, pare cada 30 a 45 minutos para caminar brevemente.

 

Ejercicio y carga de pesos

No realice actividades deportivas (nadar, jugar golf, correr, etc.) hasta recibir el permiso de su cirujano. Asimismo, debe evitar aspirar y realizar la limpieza de la casa.

Procure no flexionar la columna. En vez de esto, doble sus rodillas y siéntese en cuclillas para recoger algo. No levante ni cargue nada que pese más de 5 kilos. No debe levantar a sus niños, ni el cesto de la ropa sucia, ni las bolsas de la compra.

 

Fumar

Se recomienda el abandono del hábito tabáquico en este tipo de intervenciones. El tabaco retarda la fusión – artrodesis de los huesos y la cicatrización de los tejidos, afectando por lo tanto a su curación.

Cuándo acudir a Urgencias

  • Si tiene fiebre por encima de 38°C o escalofríos.

  • Si presenta mayor dolor no controlable con analgésicos o hinchazón en la región de la cirugía.

  • Si observa drenaje de la herida o drenaje de coloración amarillenta o verdosa.

  • Si presenta disminución sensibilidad o fuerza en brazos (si le operaron de la columna cervical) o en las piernas y pies (si le practicaron una cirugía en la región lumbar).

  • Si tiene dolor torácico y dificultad para respirar.

  • Si presenta dificultad para orinar o controlar sus deposiciones.